domingo, 4 de octubre de 2009

"Sólo fuimos unos campesinos que soñaron con tener una banda de rock"

Montevideo, Octubre 2009

domingo, 6 de septiembre de 2009




Un árbol que lleva
nuestro nombre crece
con las ramas hacia abajo,

un bonsai
un ruido
el llanto de un bosque en miniatura.

martes, 1 de septiembre de 2009



Simonetta Vespucci II



El único nombre de Simonetta
fue su imagen trizada en el espejo,
su cuerpo infértil, mustio que se agrieta 
en nuestros ojos fue apenas bosquejo. 

Tocamos solo el corte de una quieta
superficie, un reptil y su pellejo
amargo que, huidizo en su silueta,
esconde la visión de su reflejo

inmaculado, de unos pechos plenos
de fornicación. Pero, Simonetta,
entraste en nuestra cama tantas veces

te tragaste entero nuestro veneno
blanco, esta simiente, Simonetta,
nos contagiaste tantas veces.

lunes, 31 de agosto de 2009


Hemos visto en la pestaña el ojo, / el día dividirse en dos / mitades luminosas, / sin pensar/ que cada mitad / es un órgano que ha resuelto duplicarse, / sin pensar / que la noche vigila en cada / peldaño de piedra / como quien / hace finta / como quien / se desviste / y duda de su cuerpo.

No hemos visto el dolor / sino una mueca persistente, / un mineral que sepultamos / en la lengua y nos corta / con su brillo / fríamente / adentro de la noche / la boca siempre es negra, / decimos / que esta noche / no es ninguna noche / sino la imagen / de los cuerpos que nunca tocamos, / sino la imagen / de un insomnio repetido en el ojo.

No tocamos nada pues el ojo / es un órgano embustero y el tacto / se enfría cuando repta por la piel / en las horas más filosas de la madrugada, / todo parece un error, / una dirección equivocada, / morder la niebla es el pasatiempo indicado, / morder el ojo insolente, / morder el tacto, / en alguna parte / todo se ha perdido / asumiendo el color frío de la presencia.

Hemos oído los pasos / de una noche que congela / el canto de los pájaros, / la oímos llegar y no sabemos / hasta que hora nos rajará el tímpano, / hasta que hora / nos lamerá la oreja / esta noche que no es ninguna noche / sino el sonido silbante de los sordos, / sino la espera de una herida / sino la espera / de una noche / que se ha perdido en su repetición

y adentro de la noche
hay un sol oscurecido.


martes, 25 de agosto de 2009

Simonetta Vespucci


Follamos con Simonetta Vespucci

bajo un cielo gris y arqueado, un espasmo
bajo la flor un jardín muerto, sarcasmo
puro era el jugo de su muslo cursi.

Pero encajamos fácil en su pubis
con el vicio de quién, en su entusiasmo,
esconde la tristeza del orgasmo
múltiple y sinceramente inútil.

No la vimos de reojo desnuda
sobre el brillo virgen de su mejilla
manchada con la sed de nuestra cruda

carne, y nos preguntó el cuerpo, tan muda
y temblamos de un frío, una cuchilla
negra la noche que nos raja dura.

miércoles, 15 de julio de 2009


en alguna parte todo se ha perdido

asumiendo el color frío de la presencia

lunes, 22 de junio de 2009


"En estas condiciones, el trabajo poético es un ejercicio órfico. Siento a Eurídice en mi brazos, pero si la miro, la mato. Huye la visión si el pensamiento ilumina demasiado su desnudez. Para mí el poema ha sido siempre una lucha, una agonía, un amargo juego dialéctico"

Humberto Díaz-Casanueva